Abogado de Acoso Sexual (Parte 2)

EL ACOSO SEXUAL PUEDE OCURRIR IGUALMENTE EN TODO TIPO DE EMPLEOS

A continuaciòn se muestran posibles escenarios y casos de acoso sexual en el lugar de trabajo. Sin embargo, la experiencia de cada trabajadora es ùnica. Si usted siente que ha estado o està siendo acosada sexualmente, contacte a los abogados de empleados en Los Àngeles.

Acoso Sexual de Trabajadoras en el Consultorio del Dentista o del Doctor: Muchos consultorios dentales y mèdicos son pequeños, de alguna manera lugares privados dirigidos por uno o dos dentistas o doctores, e integrados por uno o dos miembros de personal de apoyo que pueden llevar a cabo mùltiples tareas, por ejemplo, recepcionista, cajera, asistente mèdico, y asistente dental. El dentista o doctor o mèdico puede trabajar muy de cerca con las empleadas a lo largo de todo el dìa, y tiempo extra, y puede desarrollar un interès inapropiado y tomarse libertades cada vez mayores con el personal, comenzando con lo que pudieran parecer conversaciones casuales sobre su vida personal, para darse una idea sobre quièn pudiera resistirse menos a potenciales avances sexuales y finalmente a la manipulaciòn para involucrarse en conversaciones sobre las propias experiencias sexuales de la asistente y de su vida sexual en su casa. El dentista o doctor puede asegurar que tiene experiencia en educaciòn sexual y en relaciones humanas, y pretender interesarse autènticamente en la asistente. El dentista o doctor puede hablar sobre problemas sexuales personales como un medio para parecer màs `normal` en un intento de abrir una puerta para hacer que estas conversaciones inapropiadas sobre sexo parezcan aceptables, ya que todo el mundo tiene problemas personales sin importar condiciones sociales.

Estos temas sexuales de conversaciòn probablemente haràn sentir a la asistente incòmoda, pero debido a que el dentista o doctor trata de hacerlos pasar como simple conversaciòn, porque tiene un interès clìnico en el bienestar de la asistente, ella podrìa encontrar una manera de razonar la conducta potencialmente acosadora y al principio no molestarse en quejarse sobre ello. De hecho, puede no haber nadie ante quien quejarse, no hay departamento de recursos humanos, y no hay jefe de oficina. O si hay un jefe de oficina, esa persona podrìa no ver las cosas desde el punto de vista de la asistente y finalmente no hacer nada sobre el acoso.

Otro resultado de los pequeños consultorios del dentista o doctor es el creciente potencial de tener contacto fìsico inadvertido, tanto alrededor de la silla del dentista o de la mesa de auscultaciòn del doctor como en los reducidos espacios y estrechos pasillos del consultorio. Esto puede ser usado como una excusa para que el dentista o el doctor `accidentalmente` se toquen o se rocen contra una asistente, primero aparentemente de manera inocente y con contacto ùnicamente con partes del cuerpo no sexuales, como rozarse los hombros, o tocar el brazo de la asistente con un codo, esto con el fin de observar què reacciòn hay. Despuès, el doctor o dentista podrà explicar cualquier contacto posterior con otras partes del cuerpo como màs `roces accidentales`. Este contacto fìsico puede ir en aumento y finalmente llevar a francos toqueteos y solicitudes explìcitas e inclusive exigencias de favores sexuales, especialmente si el dentista o doctor se siente protegido contra cualquier represalia por su conducta.

De hecho, una asistente que decide en algùn punto que estos comentarios y tocamientos indeseados ya no seràn tolerados y le pide al dentista o doctor que se detenga, podrìa ser despedida por algùna razòn inventada en represalia por rehusarse a aceptar sus avances. Cada caso de acoso sexual es diferente. Si usted cree que ha sido sexualmente acosada en su trabajo en un consultorio del dentista o doctor, contacte a la firma de abogados de los empleados en Los Àngeles, para ofrecerle una consulta gratuita.

Acoso Sexual de Trabajadoras en un Bar o Restaurante: Las tareas al trabajar en un restaurante o bar como mesera o barman a menudo incluyen una lucha por las horas laboradas. La mayorìa de los meseros trabajan medio turno por el sueldo mìnimo o por apenas encima del sueldo mìnimo y dependen de las propinas de los clientes para recuperarse por las horas limitadas disponibles y el bajo sueldo. Esto hace que el gerente de programaciòn o supervisor sea una persona de posiciòn econòmicamente holgada que puede volver difìcil la vida financiera de un mesero con una simple marca en el calendario. En tales situaciones, un gerente o supervisor podrìa dar entender una creciente disposiciòn de proporcionar màs horas a la mesera o barman a cambio de una cita. O, de manera igualmente molesta, el gerente podrìa aprovecharse del desequilibrio de poder y hacer contacto fìsico inapropiado con el cuerpo de la mesera, rozàndose contra ella o tocàndola al pasar. Este contacto puede ir en aumento hasta llegar a francos toqueteos de partes del cuerpo o estirar la mano y tocar por debajo de la ropa, ya que el gerente o supervisor, o propietario, se siente capaz de salirse con la suya en casi cualquier cosa debido a la dependencia de la mesera para conseguir màs horas y ganar màs, y la certeza de que hay pocas oportunidades laborales aparte del empleo actual, asì que renunciar no es una opciòn para ella.

A menudo se escuchan historias en los lugares de trabajo sobre meseras que se quejan sobre acoso sexual por parte de un gerente o supervisor y como resultado acaban siendo despedidas, y esto deja en la mesera en una posiciòn vulnerable que debe ser tolerada. Si usted se encuentra en una situaciòn similar y tiene previsto renunciar al empleo porque no es capaz de manejar el trato que se le da en el trabajo, o si ha renunciado, le invitamos a llamarnos. Nuestra firma cuenta con años de experiencia llevando casos de acoso sexual.

Como parte del ambiente laboral, muchos restaurantes, especialmente los grandes, con muchos cocineros, ayudantes de cocina, lavaplatos, garroteros, meseros, anfitriones, y cajeros, tiende a ser vulgar. Al igual que un campus universitario, un ambiente laboral donde un grupo grande de empleados trabajando juntos representa un caldo de cultivo para plàticas y conductas inapropiadas. Estos trabajadores se encuentran con que la lìnea entre las bromas ligeramente subidas de tono, temas de conversaciòn inapropiados y preguntas ìntimas inapropiadas, se difumina durante el transcurso de un turno, especialmente en el tiempo de inactividad entre las horas de comida. Algunos empleados pudieran bromear entre ellos sobre sus proezas sexuales o hablar sobre el tamaño de las partes de su cuerpo. Asì mismo podrìan divulgar su interès sexual en una o màs de sus compañeras de trabajo, o comentar sobre el tamaño y forma de sus partes del cuerpo. Podrìan pensar que siempre y cuando sea `una simple plàtica`, las trabajadoras que escucharan estas charlas no tienen razòn para quejarse, ya que nadie està haciendo avances directos. Sin embargo, ese tipo de plàticas pueden volverse lo suficientemente vulgares y frecuentes hasta hacer sentir tan incòmodas a las compañeras de trabajo como para quejarse a sus supervisores directos. No obstante, algunas veces, estos supervisores directos tambièn podrìan tomar parte en esa conducta inapropiada y por lo tanto no hacer nada; o bien, podrìan alegar que, ya que nadie ha tocado a nadie de manera inapropiada o ha hecho comentarios concretos sobre nadie de manera directa, las compañeras de trabajo simplemente deben aceptar las cosas como son o renunciar. Un argumento podrìa ser que todos los empleados son percibidos como parte de un equipo y deben comprender y aceptar que las personas hablan de este modo simplemente para hacer el trabajo màs tolerable. Un restaurante de cadena podrìa iniciar una investigaciòn oficial si alguien se queja por acoso sexual ante las oficinas corporativas o a Recursos Humanos, pero sin dar una respuesta especìfica por lo que ellos consideran falta de evidencias concretas, o falta de disposiciòn por parte de algunos de los otros compañeros de trabajo a quejarse sobre la conducta por miedo a que les rebajen horas, y la conducta en cuestiòn continùa. Si usted se encuentra en una situaciòn donde no tiene a dònde acudir por ayuda en su empresa y piensa que la ùnica manera de escapar de este ambiente es renunciar, contacte al abogado de acoso sexual en Los Àngeles, porque usted tiene derechos.

En la cocina de un restaurante, las àreas de preparaciòn de comida y las estaciones para lavar los platos tambièn tienden a tener espacios reducidos como para el nùmero de empleados trabajando en ellos, asì que trabajar en esas àreas puede ocasionar varios tipos de contacto incidental ya que los empleados se mueven entre varias estaciones de trabajo. Los acosadores podrìan explotar la cercana proximidad para tocar `accidentalmente` a una compañera de trabajo de maneras que pudieran alegar que no fueron deliberadas. El acosador podrìa manosear las caderas de la compañera de trabajo argumentando que evitò que pasara un accidente. Sin embargo, el contacto repetido deja en claro que hay detràs una intenciòn inapropiada. Aun asì, la trabajadora podrìa sentir que demostrar el acoso sexual resultarìa difìcil, y por lo tanto podrìa no quejarse hasta que el manoseo se convierta en toqueteo o pellizcos en partes del cuerpo. En algunas situaciones, esta conducta es demostrable, por ejemplo cuando hay càmaras de vigilancia grabando estos incidentes. Sin embargo, a menudo este no es el caso. Los acosadores habituales saben còmo mantener ocultas sus acciones y por lo tanto difìciles de comprobar, y esto puede hacer parecer que una queja sobre el acoso provocarìa màs problemas y la situaciòn no mejorarìa en modo alguno. Si usted està siendo acosada, contacte a los abogados del empleado en Los Àngeles para ofrecerle una consulta gratuita.

Acoso Sexual de Trabajadoras en la Fàbrica o Lìnea de Ensamblaje: Otro problema surge en los espacios como las fàbricas y lìneas de ensamblaje, donde con el tiempo se desarrolla un ambiente agresivo no sòlo entre los compañeros de trabajo sino tambièn entre las filas de los supervisores. Los empleados o supervisores encontraràn una vìctima, quizàs en una nueva trabajadora a quien perciben como màs dèbil o menos agresiva, para acosarla como un medio para afirmar su dominio. Haràn avances sexuales simulados hacia su objetivo, tomaràn fotografìas del cuerpo de la compañera de trabajo por detràs con sus celulares, se tocaràn sus propias ingles y la miraràn lascivamente y sonreiràn, o inclusive manosearàn las partes especìficas del cuerpo de la compañera de trabajo y se reiràn. Si ella reacciona agresivamente al empujarlos o hasta golpeando a alguno de ellos, eso podrìa ocasionar su despido por supuestamente provocar el altercado. En respuesta a sus quejas sobre este trato, la gerencia podrìa simplemente decir a la empleada que `lo supere` o `lo tolere`, insinuando o declarando rotundamente que simplemente estaban bromeando, y que de hecho no estaban participando en ningùn acoso sexual porque no habìa intenciones sexuales detràs de sus acciones. Podrìan ser vistas como una especie de novatadas a la relativamente nueva trabajadora, una manera de adoctrinamiento en el modo de interactuar con el resto del personal.

La gerencia podrìa inclusive insinuar que la razòn por la que la empleada se està quejando es simplemente un problema de no `encajar bien` en esta empresa en particular y que serìa màs feliz trabajando en otro lado. La gerencia podrìa encontrar problemàtico manejar la conducta inapropiada de un grupo de trabajadores, asì que es màs fàcil para los gerentes disciplinar o despedir a quien se queja. Si usted ha pensado en quejarse por su situaciòn en el trabajo, o si ya presentò una queja por acoso y por lo tanto ha sido despedida, contacte al abogado del trabajador en Los Àngeles.

Acoso Sexual de Empleadas en un Almacèn: Un almacèn es a menudo enorme, con espacios de trabajo laberìnticos y àreas donde los trabajadores pueden encontrarse bastante aislados en ocasiones, al estar levantando inventarios o llevando a cabo alguna otra tarea que requiera poco personal en las secciones màs alejadas del almacèn. Durante este tiempo, un empleado o supervisor directo podrìa proponer a una trabajadora un encuentro fuera del lugar de trabajo. Agunas veces, el rechazo a la propuesta inicial no significa el final de ese tipo de interacciòn. De hecho, el acoso puede avanzar hacia el contacto fìsico, por ejemplo intentos del supervisor de abrazar a la empleada o de acariciarle el cabello o partes de su cuerpo a pesar de todas las protestas por parte de ella.

En las conversaciones, los trabajadores, jefes y supervisores en un almacèn podrìan tomar parte en plàticas groseras y a menudo vulgares. Esto favorece un ambiente que hace que algunas compañeras de trabajo se sientan incòmodas o inclusive amenazadas, especialmente en los lugares màs lejanos y aislados del almacèn, donde se pueden dar formas de acoso sexual màs agresivas e invasivas.

El reto en este tipo de empleos es que a veces las trabajadoras tienen la presiòn de intentar crear una imagen de `una màs del equipo`, con la esperanza de ser vistas de esta manera, y por lo tanto respetadas y protegidas contra un daño potencial cuando se encuentren en una posiciòn de ser manoseadas, de que se les hagan proposiciones indecorosas, o de ser sexualmente acosadas de otra manera por parte de algunos compañeros de trabajo cuando creen que pueden hacerlo sin ser observados. Tambièn pudieran ser amenazadas en el sentido de que si se atrevieran a quejarse sobre el acoso, el acosador podrìa aprovechar su buena relaciòn con la gerencia para inventar un motivo para despedir a quien se queje de èl.

En ciertos casos algunos empleados, supervisores y la gerencia podrìan crear lazos que estarìan por encima de la polìtica sobre acoso sexual de la compañìa. A los supervisores y gerentes les resultarìa fàcil desacreditar a alguien que se queja de ser sexualmente acosada. Lo màs que pudieran hacer serìa reacomodar el personal para que la trabajadora quejosa no trabaje cerca del acosador, sin embargo continùa vièndose obligada a interactuar con esa persona en otras partes de la jornada. Tal situaciòn podrìa ocasionar que la empleada/o desee renunciar al trabajo. Si usted se encuentra en este caso, o si ya renunciò o fue despedida/o, contacte al abogado del trabajador en Los Àngeles. Las empleadas/os en Los Àngeles tienen el derecho a no ser sexualmente acosadas/os en el trabajo.

Acoso Sexual de Trabajadoras Durante Viajes de Negocios: Muchos empleadores tendràn cierto nùmero de trabajadores formando parte del grupo de la empresa encargado de viajes, retiros o convenciones fuera de la ciudad, y la compañìa hace los arreglos para el alojamiento del personal en un sòlo hotel o en hoteles cercanos entre sì, donde se tenga programado que se lleven a cabo los eventos. Frecuentemente estos casos involucran actividades relacionadas con los negocios durante el dìa y eventos para socializar o para hacer contactos por las noches. La combinaciòn de alcohol, la distancia de casa, y un tipo de socializaciòn exclusiva y relajada fuera de la estructura corporativa de la compañìa, puede ocasionar que las personas se comporten de manera significativamente diferente a la de la oficina. Se desarrolla una tensiòn al reconocer las diferencias potenciales entre la gerencia y el personal, y el disfrute de un trato social menos formal en reuniones con bebidas alcohòlicas.

Un gerente o ejecutivo podrìa aprovecharse de esta situaciòn. El gerente o ejecutivo podrìan invitar a empleados `elegidos` para disfrutar una `fiesta privada` en las relativamente lujosas comodidades de la suite ejecutiva, comparadas con las habitaciones màs econòmicas ocupadas por, -e inclusive compartidas-, los subordinados. El gerente podrìa utilizar su posiciòn para manipular la situaciòn y encontrarse a solas con alguna de las trabajadoras, con la esperanza de que el consumo descontrolado de alcohol disminuya las inhibiciones de la empleada y la vuelva màs receptiva a la manipulaciòn y seducciòn al elogiar su trabajo e implicando la posibilidad de un aumento o un ascenso dentro de la compañìa. El gerente podrìa animar a la trabajadora a hablar sobre sus relaciones personales como un medio indirecto de averiguar sobre su vida y experiencia sexual, o simplemente para sacar a relucir el tema. Igualmente el gerente podrìa fingir que està borracho durante esta primera etapa para despuès usar esto como excusa de avances sexuales màs descarados. Asì mismo el gerente podrìa inclusive intentar elevar el nivel de interacciòn fìsica solicitando, o intentando un `inocente` masaje en los hombros, ofreciendo a la empleada que duerma en la suite en lugar de regresar a su cuarto, y finalmente acariciando el cuerpo de la trabajadora, de manera que el gerente espera puede argumentarse como interacciones totalmente naturales y confortables.

Si la empleada finalmente rechaza el manoseo y abandona la suite, podrìa temer represalias en el trabajo si el acoso se hiciera pùblico, y podrìa preocuparse por el modo en que los eventos reflejarìan su propia conducta. Tambièn podrìa darse un cambio en el trato dado a la trabajadora en la compañìa como respuesta a una queja por acoso. En algunos casos la empleada podrìa ser despedida poco despuès de haber presentado su queja. En situaciones como esta, usted tiene derechos. Contacte al abogado de acoso sexual en Los Àngeles para ofrecerle una consulta grauita.

Acoso Sexual de Trabajadoras en un Sitio en Construcciòn: Debido a que el entorno social laboral que se ha desarrollado en un sitio en construcciòn durante cientos de años ha ganado fama por la presencia de conversaciones groseras, àsperas y a menudo inapropiadas, la gerencia a menudo encuentra difìcil, -e inclusive innecesario-, efectuar cambios para adaptarse a las realidades demogràficas. Los trabajadores de la construcciòn todavìa son famosos por sus abucheos desvergonzados y algunas veces explìcitos hacia las personas que pasan por los sitios. Esta misma actitud ciertamente existe igualmente al interior de su entorno, y si una empleada de la construcciòn enfrenta este tipo de manera de hablar sexual e inapropiada de manera cotidiana, y se queja a la gerencia sobre este acoso, podrìa haber una reacciòn agresiva. La trabajadora quejosa podrìa ser señalada como una minorìa que interfiere con la rutina diaria de la mayorìa de los empleados en el lugar. Bajo estas circunstancias, si la trabajadora no `hace lo posible para llevarse bien`, la gerencia podrìa encontrar algùn pretexto, inventar alguna crìtica sobre el desempeño de la empleada en el trabajo, y despedirla para sacar la `fruta podrida` de la canasta. Si a usted le parece que esto le ha pasado o le està pasando, recuerde que tiene derechos, contacte al abogado del trabajador en Los Àngeles para ofrecerle una consulta gratuita.

Acoso Sexual a Asistentes Personales: Los Àngeles es una gran ciudad para los asistentes personales. Actores de cine y televisiòn imporantes, productores, autores, jefes de grandes estudios, ejecutivos de empresas y compañìas, contrataràn a una persona que se haga cargo de una serie de tareas personales, incluyendo conducir, ir de compras, agendar citas y eventos sociales. Cuidar a niños igualmente algunas veces forma parte del trabajo. Esta clase de empleos puede generar un tipo de relaciòn diferente entre el empleador y la asistente, del que el empleador podrìa tomar ventaja. Podrìa aprovechar el hecho de gozar de cierta fama y carisma generadas por los medios, y dar la impresiòn de tener un vìnculo emocional real, por ejemplo, que una amistad cercana se va formando mientras pasa el tiempo en el empleo. El empleador podrìa comenzar a tratar a la asistente como una amiga. O un empleador mayor podrìa convencer a la asistente de que su ayuda es necesaria en un nivel màs ìntimo, por ejemplo al bañarse o cambiarse de ropa, aun cuando de hecho no sea indispensable. Frecuentemente el empleador intentarà utilizar su potencial para ofrecer oportunidades màs grandes en el futuro, como un medio para presentar a la asistente, -quien a menudo tiene aspiraciones para entrar en la industria en la que el empleador es una figura notable-, a personas importantes e influyentes, como un trampolìn, sin importar si el empleador desea realmente ofrecer a la asistente tal oportunidad.

Cada situaciòn es diferente, pero todas tienen en comùn el elemento potencial de un empleador explotando la vulnerabilidad de la asistente, los entornos pequeños, y la espera de un descuido para obtener un beneficio sexual. El temor de ser despedida por el empleador y la consecuente pèrdida de oportunidades coloca a la asistente en la posiciòn de elegir entre permitir que continue el acoso o perder el potencial camino hacia un avance profesional. Las asistentes personales tienen derechos, incluyendo el derecho a no ser sexualmente explotada o acosada. Si usted tiene està en una situaciòn similar, tiene derechos. Contacte al abogado de acoso sexual en Los Àngeles para recibir una consulta gratuita.

Acoso Sexual de Empleadas en Tiendas: Las tiendas o comercios, incluyendo los mercados, las tiendas departamentales y los grandes supermercados, abarcan una gran cantidad de superficie y emplean a muchas personas en diferentes puestos, como cajeros, vendedores, acomodadores de mercancìa, vigilantes, servidores de comida, y trabajadores de mantenimiento. Estos lugares son como pequeñas comunidades. El gran nùmero de empleados y la gran diversidad de puestos significan que el potencial para que se dè el acoso sexual es elevado. En una situaciòn de ese tipo, un supervisor que tenga acceso al cuarto de vigilancia por video en la tienda puede aprovechar la tecnologìa para `acechar` a una subordinada en el piso a su cargo llamando a la estaciòn donde trabaja la empleada y hacièndole comentarios sexuales mientras la observa en la pantalla. El supervisor podrìa creer que la distancia fìsica entre ellos lo protege de meterse en problemas por hacer comentarios sobre el cuerpo de la trabajadora, en sus intentos por bromear y hacer que la empleada se sienta menos victimizada por los comentarios sabiendo que està siendo observada. Antes que el acoso comience en serio, el supervisor podrìa simplemente llamar a su acciòn `ser amigable`, para hablar sobre relaciones personales y sobre otros temas no relacionados con el trabajo, solamente para pasar el tiempo cuando las cosas se ponen monòtonas durante la jornada laboral. La conversaciòn casual es utilizada como el primer paso para avanzar hacia preguntas màs detalladas, y despuès explìcitas sobre las relaciones personales de la trabajadora y sus experiencias sexuales. Esta `amigable` charla a menudo puede pasar de breves plàticas telefònicas a travès del sistema de comunicaciòn de la tienda, hasta mensajes de texto vìa telèfono celular diciendo cosas como `Me encanta la vista que tengo desde aquì`, para solicitar repetidamente que pasen tiempo juntos en la cabina de vigilancia durante un descanso cuando pueden quedarse solos, o para encontrarse en otro lugar por fuera del horario de trabajo para comer o tomar algo. El supervisor podrìa haber convencido a la empleada hasta cierto punto de que èl fue provocado por ella, y por lo tanto, encontrar difìcil justificar una queja sobre la conducta del supervisor ante Recursos Humanos o ante el gerente. Lo que es màs, una queja sobre el supervisor podrìa ocasionar preguntas sobre la propia conducta de la trabajadora.

Como en muchos otros empleos, los miembros del personal de la tienda minorista son trabajadores eventuales que trabajan las horas que la tienda los necesite y se encuentran en un conflicto para obtener las horas necesarias y los horarios al dìa que satisfagan sus agendas familiares y personales, -a menudo tambièn tienen que tomar un segundo empleo para ganarse la vida y necesitan que sus horarios de trabajo sean compatibles. Esto significa que estàn motivadas para no `hacer olas` al quejarse sobre acoso sexual con el riesgo de perder horas, o que les cambien el horario de manera que les ocasionen problemas. Ademàs, el acosador podrìa tener una buena relaciòn con los supervisores o gerentes, asì que inclusive si comienza una investigaciòn despues de que la empleada se quejò , a menos que existan pruebas concretas de acoso constante, la gerencia podrìa decidirse a favor del acosador y `castigar` a la quejosa reducièndole las horas laborables, o cambiando su horario con el pretexto de limitar las interacciones con el acosador. O, el empleador podrìa esperar un tiempo y despuès despedir a la trabajadora quejosa por un incidente, error, o crìtica que se haya dado en el pasado. Las empleadas que han experimentado este tipo de acoso y represalias por quejarse, tienen derechos. Usted puede contactar a un abogado de acoso sexual en Los Àngeles para recibir una consulta gratuita.

Contáctenos

Si usted ha experimentado acoso sexual en su lugar de trabajo, contacte a los renombrados abogados expertos en casos de hostigamiento sexual de la Firma Kokozian, APC. 323-857-5900. Pregunte sobre nuestra consulta inicial gratuita.